Islas en la Red

11.3.05

Un libro para un país posible

Hace unas semanas me encontré con un libro. Hay libros con los que te encuentras, no los buscas, ni te los encuentras, te encuentras con ellos como con una persona, te interpelan, te cogen por la pechera y te obligan a sentarte con ellos. El encuentro fue en la cafebrería Esdrújulo, una de las pocas librerías con personalidad de las islas, y el libro en cuestión es "La Pell de brau" de Salvador Espriu, en una edición facsimilar del original editado por la mítica "El Ruedo Ibérico", producida por las Edicios do Castro, editorial perteneciente al grupo gallego Sargadelos.

No quiero hablar hoy de la relevancia de la figura, sobradamente conocida dentro y fuera de Cataluña, de Espriu, sino del libro en sí mismo, de esta edición en particular. El libro incluye, junto al texto catalán original, la traducción al castellano de Jose Agustín Goytisolo, y dos estudios: uno preliminar y una nota final, recogidos en castellano y catalán. La nota sobre la edición del facsimil está escrita en gallego. En resumen, tres de las cuatro lenguas oficiales en España están presentes en el libro, solo falta el euskera. Y el libro no me explota en las manos, las lenguas conviven en el volumen, sin pretensiones de hegemonía o de prevalencia. El propio extenso poema que es "La pell de brau"·, nos habla de un un país que tal vez aún pueda existir, donde la convivencia entre pueblos y culturas pueda darse sin más, como se da la vida, una Sepharad que acoja y no exilie.

Termino con el fragmento que cierra "La Pell de Brau", aquí pueden encontrar la traducción al castellano de Jose Agustín Goytisolo.


LIV

Nosaltres volem
només,
amb esperanÇa
humil,
la plenitud eterna
de la rosa,
una suprema eternitat
de flor.

Mentre les cases de la nit
es tanquem, una a una,
i la foscor s'endinsa
cap a les deus
de l'alba
els nostres ulls aprenen
dels més sensibles dits
de cec
a mirar i saber,
a comprendre
amb lent amor.

Així hem resseguit
els rius i els muntanyes,
la seca altiplanura i les ciutats
i dormim cada somni
de llurs homes.
Hem estat amb el vent
en els camps, en els boscos,
en la remor de les fulles i les fonts
i anem escrivint
en aquesta pell estese,
en un cor amargat i inmortal,
a poc a poc el nom
de Sepharad.

3 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home